EL AGUA NO MOJA
EL AGUA NO MOJA


Efectivamente EL AGUA NO MOJA, si entendemos por mojar la capacidad que tiene el agua, a nivel molecular, de romper la tensión superficial de la membrana de suciedad y penetrar, arrastrando los residuos a su paso.
Para entender esto mejor, podemos hacer un sencillo experimento casero en el que solo necesitaremos una hoja de papel, 10 gotas de agua y una gota de detergente. Con la hoja de papel sobre la mesa depositaremos una a una y con un gotero o pipeta las 10 gotas de agua hasta que se forme una gota de mayor tamaño que asombrosamente no penetra en el papel, no se desplaza sobre él y tampoco lo moja. Seguidamente depositaremos una gota de detergente sobre la gota grande de agua y veremos como esta se rompe y empapa definitivamente el papel.


Esto se debe a que el agua por sí sola no penetra a nivel molecular en los tejidos y es necesaria la presencia de un tensoactivo que rompa la membrana y permita que el agua se introduzca y cumpla su misión.
Del mismo modo podemos sacar otra lectura acerca del experimento y es que con poco detergente obtenemos el resultado deseado. Así, se hace innecesario cargar la mezcla preparada para limpiar, ahorrando en productos y conservando el medio ambiente.